30.4.12

Helado para desayunar



Lo siento, he vuelto a hacer helado. Esta vez de fresa y leche de coco. Las fresas se caramelizan primero en el horno con azúcar. Con la leche de coco, azúcar y huevos se hace la crema para el helado. En la heladera se mezcla todo y sale una fuente de placer celestial que se termina de hacer en el congelador. Este helado sabe a piña colada con fresas, a fresas con nata, a mantequilla y mermelada, a verano... Los que no tengáis una heladera y un congelador seguro que os morís de envidia. Tenéis dos opciones:
  • Opción 1: Compraros un litro de Haagen-Dazs y creer erróneamente, sumidos en la ignorancia y viviendo en la oscuridad que está tan bueno como el helado casero. Pros: es más barato, es más rápido. Contras: está mucho menos bueno, engorda más, no mola porque no lo has hecho tú mismo y vivirás en la ignorancia el resto de tu vida.
  • Opción 2: Gastaros un poquito más y compraros una heladera. Hacer este helado. Pros: Al probar el helado sabrás lo que es el cielo. Contras: Ninguno. A no ser que tomar helado para desayunar lo consideres inapropiado.
Yo ahí lo dejo, la decisión es vuestra, por supuesto. Y no, no vendo heladeras ni me pagan por ello, lo hago sólo porque quiero que compartáis este placer conmigo. En serio. 







Helado de fresas caramelizadas y coco
Adaptado de Sprouted Kitchen

500g/ 1lb de fresas, cortadas en cuartos
2 cucharadas de azúcar
1 pellizco de sal

2 yemas de huevo
200g / 1 taza de azúcar
400ml /13.5oz de leche de coco

Precalentar el horno a 150°C / 300°F.
Cubrir una bandeja de horno con papel de hornear. Poner sobre ella las fresas, haciendo una montaña. Espolvorear con 2 cucharadas de azúcar y un pellizco de sal y mezclar bien. Esparcir las fresas sobre la bandeja y hornear 25 minutos. Dejar enfriar completamente.

Batir las yemas con el azúcar en un cuenco de cristal y poner al baño María, removiendo constantemente, hasta que se derrita el azúcar y la mezcla esté brillante. Añadir la leche de coco y seguir removiendo hasta que la mezcla espese un poco y cubra la cuchara. Verter la mezcla en un recipiente frío y refrigerar hasta que se enfríe totalmente, unas 2 horas.

En una heladera hacer el helado con la crema siguiendo las instrucciones del fabricante. Pasadas 3/4 partes del tiempo de proceso machacar un poco las fresas con un tenedor y añadirlas al helado. Dejar que la máquina continúe.

Verter el helado en un recipiente frío con tapa y meter al congelador un mínimo de 2 horas antes de consumirlo. 
Enhorabuena, habrás experimentado el cielo sin necesidad de morirte.

1 comentario:

  1. Muy buena idea, y muy bien contado. Acaramelada

    ResponderEliminar