12.10.12

Calabaza y política





La calabaza es al otoño lo que la política es a Washington. Por eso hace unos días hice cupcakes de calabaza y los lleve a una quedada para ver el debate presidencial. Porque ya es otoño, porque ésto es Washington.

Mis amigos y mi familia en España pensarán que es raro que me junte con amigos para ver el debate en la tele. Probablemente muchos americanos también pesarían que es raro, o un rollo, o incluso lamentable. Sin embargo, hay que entender esta ciudad. Aquí todo gira alrededor de la política y mucha gente se dedica de forma directa o indirecta a temas relacionados con el gobierno. Casi todos mis amigos trabajan para lobbis, senadores, abogados o son ingenieros que trabajan para empresas contratadas por el gobierno. Aquí he tenido que acostumbrarme a que la política sea un tema de conversación muy frecuente con amigos. Supongo que en España hablamos menos porque es imposible hablar de política y pasarlo bien al mismo tiempo.

A mi me gusta más la comida que la política,  así que tenía que llevar algo de comer a esta quedada de debate. Hice los cupcakes de calabaza con la receta de Martha Stewart. Los había probado el año pasado en una fiesta de Halloween, y después de comerme unos cuatro, acabé suplicándole a la anfitriona que me diera la receta.







Para el frosting usé la receta de Patent and the Pantry, la cual se ha convertido en mi receta de cabecera para frosting de queso crema. Está tan bueno que cuando terminé de decorar los cupcakes no pude evitar llevarme la manga pastelera directamente a la boca. Sé que suena asqueroso, pero sabía a gloria.







Cupcakes de calabaza con frosting de queso crema
Adaptado de Martha Stewart, salen 12

Para la masa:
128 g (1 taza, 4.5 oz) de harina
1/2 cucharadita de polvos de hornear (levadura royal)
1/2 cucharadita de bicarbonato sódico 
1/2 cucharadita de sal gorda
1/2 cucharadita  de canela molida
1/2 cucharadita de jengibre molido
1/4 cucharadita nuez moscada molida
100 g (1/2 taza) de azúcar moreno
110 g (1/2 taza) azúcar blanco
110 g (1/2 taza)  de mantequilla, derretida y enfriada
2 huevos, ligeramente batidos
210 g (1/2 lata, 7.5 oz) de puré de calabaza

Para el frosting:
220 g (8 oz) de queso crema (Philadelphia) a temperatura ambiente
110 g (1/2 taza)  de mantequilla a temperatura ambiente
385 g (3 tazas) de azúcar glass, tamizada
1 cucharadita de extracto de vainilla

Hacer la masa y hornear:

Precalentar el horno a 180°C (350°F)

En un bol mezclar la harina, los polvos de hornear, el bicarbonato, la sal, la canela, el jengibre y la nuez moscada. En otro bol mezclar el azúcar con la mantequilla y batir bien hasta que quede una mezcla ligera. Añadir los huevos uno a uno y mezclar bien hasta que la mezcla sea homogénea  Incorporar la mezcla de harina gradualmente hasta que quede bien mezclado. Añadir la calabaza y mezclar. 

Colocar papeles de magdalena en una muffinera. y llenarlos hasta la mitad con la masa. Hornear hasta que un palillo insertado en el centro de los cupcakes salga limpio, unos 20-25 minutos. Dejar enfriar sobre una rejilla completamente antes de decorar con el frosting. 

Hacer el frosting y decorar:

Mientras se enfrían los cupcakes, batir la mantequilla con el queso crema hasta que la mezcla quede ligera y aireada. Añadir la vainilla y el azúcar y mezclar bien. 

Poner el frosting en una manga pastelera con punta de estrella y  cubrir los cupcakes, formando una espiral empezando por los bordes y acabando en el centro.



2 comentarios:

  1. hermanita tuya14.11.12

    fe de erratas: metermelo en la boca (no en la boda, que parece que ya solo piensas en bodasss hiiiija!!!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias hermana, arreglado.

      Eliminar